APIs abiertas y el camino de Latam hacia el Open Finance

PUBLICADO EL
Oct 13, 2022
TIEMPO LECTURA
3 min
CategorÍA
TAGS
Actualidad
Mundo Fintech
Open Banking

No, no nos referimos al tipo de abeja que usan los apicultores para producir miel. Cuando hablamos de APIs, hacemos mención a las interfaces de programación de aplicaciones que abren las instituciones para que terceros puedan acceder a información financiera.

Las APIs abiertas son cada vez más comunes en Europa en el contexto del Open Banking y Open Finance, y es por eso que en este artículo profundizaremos en sus características y el camino a seguir de América Latina.

¿Cómo se ha implementado el Open Banking en el mundo?

Antes de ahondar, recordemos qué es el Open Banking y en qué se diferencia del Open Finance. El espíritu de ambos términos es compartir datos financieros que fluyan de una organización a otra, y que sean accesibles para terceros siempre con el consentimiento del cliente. La principal diferencia es el alcance: mientras el primero sólo incluye información bancaria, el segundo amplía el espectro con datos no bancarios como pensiones e impuestos.

Ahora bien, es importante conocer cuáles han sido las tecnologías para acceder a información y así recopilarla. La forma más común es el web scraping que consiste en obtener datos de una pantalla para que otra aplicación pueda mostrarlos. El problema es que este método es lento y poco fiable, ya que si un banco cambia su código, el software que escanea y recoge datos puede perderlos, de tal manera que no es un procedimiento sostenible para crear productos que agreguen valor a los clientes.

Otra forma de hacerlo es a través de lo que se denomina reverse engineering o “ingeniería inversa”. Este proceso permite acceder a las APIs de los bancos para recopilar muchísimos datos en tiempo real con el permiso de los usuarios. En definitiva, se interactúa con el servidor de la misma forma que lo hace la aplicación del banco, lo que apunta hacia la confiabilidad de los datos y más relaciones oficiales que fomentan la seguridad entre instituciones.

Así es como llegamos al futuro del Open Banking y el Open Finance: las APIs abiertas que posibilitan que todos los datos estén disponibles para crear productos y servicios que resulten en mejores opciones financieras para todo el ecosistema.

¿Qué son las APIs abiertas?

En el contexto del Open Banking, las APIs abiertas son interfaces de programación de aplicaciones que utilizan un lenguaje o estructura común para promover un acceso más universal a los datos financieros.

Las APIs abiertas implican que las instituciones se modernicen y, por lo tanto, representan todo un cambio cultural necesario en la industria bancaria, aportando más transparencia, innovación e inclusión financiera.

Cuando las instituciones financieras exponen sus datos a través de APIs abiertas, lo que hacen es permitir que las Fintech integren estos datos en sus aplicaciones. En consecuencia, estas entidades crean un ecosistema de desarrolladores externos para brindar experiencias innovadoras y personalizadas a sus clientes, sin la necesidad de desarrollar todo internamente.

Asimismo, pueden conectarse a través de estas APIs con otros proveedores de servicios financieros y ofrecer nuevas soluciones a sus usuarios. Gracias a esta tecnología, un banco tiene la capacidad de analizar en segundos si puede superar la tarifa actual de un cliente potencial y, por ejemplo, ofrecer una mejor estrategia de inversión o una tasa de hipoteca ventajosa.

Se trata de un cambio paradigmático que pasa de un enfoque monolítico a un ecosistema conformado por múltiples partes, fortaleciendo la cadena de valor. Ahora bien, muchas instituciones financieras, especialmente en América Latina, aún se encuentran en medio del camino hacia la transformación digital y con regulaciones de Open Banking que recién están despegando.

La realidad y el camino de Latam

La experiencia internacional indica que las regulaciones de Open Banking y Open Finance impulsan una mayor competencia e innovación en el mercado financiero. Así ha ocurrido en Europa donde los bancos funcionan con APIs abiertas bajo la legislación PSD2.

En América Latina cada vez son más los países que están aprobando regulaciones para que el consumidor tenga control sobre sus datos financieros y entregue su consentimiento a proveedores externos (TPP) con el fin de acceder a esa información. A saber: México, Brasil, Colombia y recientemente Chile, ya cuentan con regulaciones Fintech, que permiten fortalecer el ecosistema y entregar mejores certezas jurídicas y de seguridad, tanto para las entidades financieras como para los usuarios.

Pero hasta que las APIs abiertas sean el estándar común en América Latina, la pregunta es: ¿cómo se accede a datos de alta calidad, confiables y precisos para construir soluciones de excelencia?

Una de las formas de hacerlo actualmente es a través de conexiones oficiales con las instituciones financieras. Por ejemplo, una Fintech que firma un acuerdo con un banco. En concreto, se configura y disponibiliza una API para proveer información que permita a sus clientes obtener mejores condiciones o productos financieros.

Para llegar a este grado de confianza, las Fintech deben operar bajo criterios donde se priorice la protección de datos con el consentimiento del consumidor, actuando como un puente que permite a las personas compartir su información financiera de forma segura con un tercero.

La seguridad, por supuesto, es clave en el marco del Open Banking y Open Finance. Es por eso que resulta crucial saber cómo reconocer a una Fintech segura para las instituciones financieras. En este sentido, las empresas que se someten a pruebas de Ethical Hacking, dan implementación y cumplimiento a la certificación ISO 27001, y respetan las leyes de protección de datos llevan la delantera.

A través de acuerdos oficiales y buenas prácticas, las Fintech u otras entidades de la industria pueden facilitar que empresas y personas accedan a conexiones estables, seguras y escalables, enriqueciendo el ecosistema financiero y, en consecuencia, el camino hacia las APIs abiertas.

¿Cómo lo hace Floid?

Nuestro compromiso como proveedor de información financiera de calidad es ser transparentes con el mercado. Mientras la región avanza en regulaciones que cimentan el camino hacia las finanzas abiertas, en Floid privilegiamos los acuerdos oficiales con instituciones públicas y privadas.

Creemos que esta es una manera segura y confiable para acceder a la más amplia información de empresas y personas de América Latina, siempre protegiendo la integridad de los datos financieros.

En la actualidad hay muchas formas de mantener conexiones con instituciones financieras. En Floid, queremos que tengas acceso a la mejor.